My passion for the theater and my history with this

Pienso en la primera vez que fui a ver una obra de teatro y no puedo recordar, sin embargo llevo contabilizado el promedio de veces que he asistido a una función de teatro y he quedado sencillamente enamorada o de la obra o del despliegue de los actores o del libreto o de la escenografía, música y mucho más.

Si sé que esta pasión creció en el PUCP, en el teatro de la católica. Ahí me senté en las butacas como espectadora muchas veces. Sola, acompañada, en grupo, preocupada hay veces, relajada otras y así recordando mi historia, he asistido cuando ya no habían entradas, o en las últimas funciones o temporada. Y es increíble, pero siempre logré ver una función. Porque antes de crearse la venta de tickets en teleticket de Wong y Metro, las entradas únicamente se vendían en las boleterías de los teatros y sin sistema no era de lo más ordenado. Y eso me lleva a querer contarles una anécdota muy gráfica que sucedió en el teatro del PUCP.  

Terminaba la temporada de la obra: Las Tres Hermanas de Chéjov, una primera puesta en escena (1995) con Diego Bertie, Katia Condos, (ha habido una segunda con otros actores, mucho tiempo después, Abril 2011).  No fui a verla sino hasta la última función. Me acerqué a la boletería sabiendo lo que iba a oír: todo vendido, no queda ni una sola entrada y sin embargo pregunté  una y otra vez……………….y confundida con el grupo de personas que esperaban para ingresar a ver la obra  y otro grupo que también como yo esperaba por una entrada de re-venta y sin darme por vencida, vi a una señora muy arreglada  y alta  levantar su brazo derecho y decir: quien quiere comprar mi entrada?, a lo que respondí gritando: Yo, yo la quiero, y sin pensarlo me encontré desplazándome y lanzándome hacia la señora, cambiando la entrada de su mano, por  la plata de la mía y lo hice en tal forma que difícilmente alguien más hubiese competido conmigo para quitármela porque al final de cuenta esa entrada era mía!!!  Esa no fui yo, sin embargo triunfante y digna entraba a la sala a ver la obra………………….. adivinen que: mi desesperación por entrar no era solo por la obra, sino por apreciar y seguir la trayectoria teatral, aún corta, de Diego Bertie. Y este interés de ver el proceso de actuación de los actores también me ha llevado a seguir a Alberto Isola, como lo dije en mi publicación anterior: Un Grande!!! como actor y director. Y muchas veces he ido a apreciar solo su performance más que la obra en sí.

Isola, soberbio en el Rey Leal, Fausto. Obras de teatro imperdibles que han sido un clásico en el ahora remodelado teatro Municipal.

Y seguiré hablando de Isola como dice mi blog, “owlways”: siempre. Y también seguiré hablando de mi historia con el teatro y de las obras pasadas, de las que están en cartelera y las que vendrán, porque al final de cuentas esta trayectoria y pasión por este arte empieza desde hace mucho tiempo con historias y anécdotas que tengo grabadas en mis recuerdos y de aquellos sentimientos, pensamientos y conclusiones que en cada obra anoté.

……………no puedo esperar para seguir escribiendo “como” y “donde” decidí hacer este blog de teatro…

Guess Whoooo!!!    Imagen

Este pequeño búho se sentó en una butaca;

Mientras más veía, menos hablaba;

Mientras menos hablaba, más escuchaba.

Porque no somos como ese búho sabio?

… y para lograrlo nos vamos al teatro!!!

 The O.T.Blog

 

La Plaza Abierta

Imagen

Segundo conversatorio cargado de cultura, amistad, y de conocer un poco más a Alberto Isola: Grande!!!

Experiencia diferente, decididamente buenísima!

Y ahí llegué al Teatro La Plaza, con curiosidad y atención. Estaba ubicada al medio en la quinta fila con audición y vista estratégica. Recibimos con aplausos a estos dos personajes, Roberto Ángeles entrevistando a Alberto Isola, Director de la Obra de Marivaux, “La Falsa Criada”.

La Falsa Criada es una obra que Alberto Isola leyó en la época de estudiante de teatro en Milán (1972). Definitivamente quedó totalmente deslumbrado con ella y se clavó en su corazón con el deseo de ponerla en escena. Es una historia con personajes crueles y profundamente solos en un mundo turbio y de avaricia pero con cierta esperanza de poder construir otro, más amable y luminoso.

Alberto Isola hablo de los actores, quienes después de leer la obra, interiorizarla y ensayarla, la hicieron suya y desde ese momento no fue solo el actor representando a un personaje, sino viviendo el personaje con una gran cuota del libreto, pero también con otra gran cuota de cada uno de ellos, de su interior, inteligencia y pasión, por lo que también les agradeció profundamente por haber confiado en él y de haberse lanzado a realizar esta aventura y para eso se necesitan actores osados.

A través del teatro dice Isola, se puede llegar algo más al conocimiento del universo y por lo tanto de uno mismo explorando en la obra y en los personajes para ver en que nos parecemos y para de alguna manera, queramos ser mejores, aunque sea después que haya caído el telón…

Imagen OTB TIP: Si no fuiste a ver la obra, aun hay tiempo… Y que empiece la función!!

Imagen